Se acabó la espera: agricultores realizan el primer embotellado del Vino del Desierto en Tarapacá

Con la entrega de 426 botellas se dio inicio al embotellado del Vino del Desierto producido en el sector precordillerano de la Región de Tarapacá, específicamente a tres kilómetros del poblado de La Tirana en la provincia del Tamarugal.

Según consignó El Mercurio, se tratan de las primera botellas de la cepa País que fue entregadas al agricultor Atilio Gattavara por parte de la vicerrectora de Investigación, Innovación y Postgrado, doctora Margarita Briceño, en el Centro Experimental de la Universidad Arturo Prat en Canchones.

En el encuentro, los investigadores del proyecto, doctora Ingrid Poblete, Marcelo Lanino y Marcelo Rojas, explicaron que esta iniciativa, financiada por el Fondo de Innovación a la Competitividad (FIC) por parte del Gobierno Regional de Tarapacá y la Universidad Arturo Prat, en el caso de Atilio Gattavara, pudo en su viñedo El Carmelo, ubicado a tres y kilómetros y medio de La Tirana, alcanzar una producción de 767 kilos.

Este volumen, alcanzado en la cosecha que se realizó en abril de este año, permitió incrementar de 100 a 767 kilos de uvas, con respecto al año pasado, con racimos cuyo peso alcanza como promedio los 250 gramos, lo que se tradujo en un total de 327,8 litros, logrando un rendimiento de 42,7% y un vino de 14 grados de alcohol.

La doctora Ingrid Poblete, señaló que esto permite demostrar que no solo la institución fue capaz de producir este brebaje, sino que también los agricultores, que durante el proyecto recibieron apoyo técnico en la preparación de suelo, labranza, sistemas de riego, manejo de cultivo, poda y fertilización, entre algunas técnicas.

Poblete, explicó que tras la obtención de un nuevo FIC, se busca profundizar el posicionamiento de esta área y sus cultores, a través de una iniciativa de etnoturismo, que otorgue a la comunidad, que visite el interior de la región, un espacio para conocer el proceso de producción de vino, generado en el desierto más árido del mundo.

Asimismo, señaló que se busca incrementar la superficie cultivable, focalizando su producción en la cepa Tamarugal, que alcanzó este año el registro de variedad única el mundo.

La doctora Margarita Briceño, por su parte, indicó que para la Unap el proyecto Vino del Desierto es uno de los hitos más importantes, que progresivamente ha mejorado su calidad y estrechado su trabajo con agricultores de la provincia.

Finalmente, Atilio Gattavara, comentó que durante estos tres años, resultó un agrado vincularse a esta iniciativa, destacando el nivel de compromiso de la Unap, precisando que como retribución, destinará una cantidad al proyecto, de modo de contar con algunas muestras del proceso de producción.

Fuente: SOY IQUIQUE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • No products in the cart.